miércoles, 11 de julio de 2018

Comedia nigeriana

No se si les ha pasado que están viendo videos en YouTube y de repente llegas a cada cosa rara que te preguntas ¿Cómo llegué aquí?

Pues así me pasó, hoy, dejé prendida la compu con videos de Jamiroquai y de repente, cuando regresé, estaba este video dizque de comedia...





ya viendo bien el canal, es de Nigeria, son videos cómicos, según su manera de ver claro está, porque  los temas que tocan es lo que viven a diario: el hambre, la pobreza y la mendicidad como medio de vida. Ellos lo toman con humor y se ríen de sí mismos, pero a mí me dio más bien lástima.

El canal tiene subtítulos en inglés, español y francés, pero todo está mal traducido, como si lo hubieran traducido por Google. Aunque no tiene muchos diálogos la verdad.

El internet es una ventana al mundo, y en esta ocasión, vemos a estos youtubers africanos. Echenle un vistazo a los videos y me dejan su opinión en un comentario.






martes, 10 de julio de 2018

Reseña película "La maldición del diablo" Stillborn

En México siempre le cambian los títulos de las películas, volviéndose repetitivos. He visto muchas que empiezan con "La maldición de..." Además, esta mala traducción no nos dice nada sobre lo que realmente trata la película.

La trama es sobre recién nacidos que son robados de sus cunas por un ente demoniaco.

La pesadilla de cualquier madre, que le roben a sus hijos.

En este caso vemos a una joven madre, que acaba de sufrir la pérdida de uno de sus hijos gemelos durante el parto. Tiene depresión y trata de sobreponerse para poder criar a su otro hijo. Sin embargo, a través del monitor del bebé empieza a escuchar una voz que no parece de este mundo, y que amenaza con llevarse al niño.

No les cuento más porque si no le quitaría el suspenso a la historia. Está buena la película, cumple con todo lo que se espera de una cinta de terror. Y es una buena opción para quienes busquen películas en verano que no sean infantiles o de dinosaurios.



domingo, 8 de julio de 2018

Consulta popular

El pasado 2 de julio, además de las votaciones para elegir presidente, diputados y senadores, aquí en Nuevo León nos encasquetaron otra votación más, una "consulta popular" impuesta por el Gobierno del Estado.
La consulta constaba de dos preguntas.



La primera pregunta. ¿Te gustaría que hubiera casetas de primeros auxilios en los parques? A esa obviamente, tooodo mundo iba a decir que sí. Después de todo ¿a quién no le gustaría?

No había necesidad que el gobierno preguntara si queríamos casetas o no. Si el gobierno considera que son necesarias porque puede haber accidentes en esos parques, pues póngalas y ya. ¿Para qué preguntarle al pueblo?

Ah, pues a eso vamos.

La segunda pregunta, a diferencia de la primera, es más rebuscada. Pero si la leemos detenidamente, preguntan que si queremos de vuelta las canchas en el Río Santa Catarina.

El Río Santa Catarina es un río cuyo cauce fue desviado hace décadas, y que por lo tanto, casi siempre está seco. En otro tiempo, el gobierno lo utilizaba para poner canchas de fútbol, dizque para promover el deporte.

Se veía así.



También se instalaba un mercado o se usaba de estacionamiento. En los años 80's incluso se pusieron unos juegos mecánicos.

El problema del río es que cada vez que es época de huracanes, la Naturaleza reclama su territorio y se convierte en esto.



Arrasa todo a su paso, todo se lo lleva el agua. En los años 80's cuando el Huracán Gilberto, las aguas caudalosas arrancaron los juegos mecánicos (que pesaban toneladas) y se los llevó hacia el mar. No quedó nada en pie, sin mencionar que mucha gente perdió la vida porque nuestro inteligente gobierno se le ocurrió poner a las orillas de dicho río las dos principales avenidas de la ciudad, Morones Prieto y Constitución, y todos los automovilistas y choferes de camiones y autobuses que iban transitando durante la lluvia, fueron arrastrados y murieron ahogados.

El gobierno, cuando ya pasó la tragedia, oootra vez construyó canchas y reconstruyó dichas avenidas. Incluso se instaló un campo de golf en su lecho. Pero la naturaleza no olvida, y en el 2011 durante el Huracán Alex, el río cobró vida y nuevamente arrasó con todo a su paso.

Después de la destrucción, esta vez solamente se arreglaron las avenidas, pero se olvidaron del lecho. Y cosa curiosa, al no ser tocado por la mano del hombre, la Naturaleza, muy sabia, empezó a convertir el río en un arroyo lleno de árboles que brotaron solos, de la tierra, obsequiándonos un área verde natural que antes no existía, que es agradable a la vista y que limpia el aire de nuestra ciudad.



Pero a nuestros políticos, siempre ávidos de rascar dinero, se les ocurrió que otra vez, debían construir canchas en el río. Sólo que esta vez a la gente no le gustó la idea, y en redes sociales empezaron a atacarlos. Todos queremos que el río se quede como está.

Entonces el gobierno dijo que lo iban a someter a consulta ciudadana.

Y esa es la segunda pregunta que viene en la boleta, con lenguaje rebuscado y adornado, denominado "desarrollo de proyecto de movilidad sustentable".

Así que es  plan con maña. Primero ponen una pregunta que por lógica todos responderíamos que "Sí" (la de poner casetas de primeros auxilios en los parques". Y enseguida, te hacen la otra pregunta, toda rebuscada, engañosa. Obviamente la gente, por inercia, iba a responder que sí también. Y el gobierno se iba a salir con la suya.

Yo voté que "No"  a la segunda pregunta, pero me imagino que la gran mayoría, que nunca lee, se ha de haber ido con la finta y ha de haber votado que "sí" a las dos.

Aún no han dicho los resultados, pero no me extrañaría que salgan con que "el pueblo votó porque construyamos canchas en el río" y arrasen con los árboles y sequen el arroyo.

Ah por cierto, hoy salió en el periódico que la consulta popular costó 28 millones de pesos y el presupuesto del proyecto sólo cuesta 9. O sea, que para preguntar algo, el gobierno se gastó el triple de lo que cuesta un proyecto.

Así nos las gasta el gobierno en México.





jueves, 5 de julio de 2018

libro gratis: Escritura de cuentos de hadas para mujeres

Hoy les voy a compartir una antología en la que participé con otras escritoras locales. Se titula "Escritura de cuentos de hadas para mujeres".

El proyecto nació hace un año. Se trata de retomar los cuentos de hadas, en su significado original que se trataba de dar enseñanzas a los niños a través de personajes fantásticos, cada cuento habla de cómo superar una dificultad que se presenta en la vida.

Las brujas, las princesas, los dragones, todo está presente en este libro. Los invito a leerlo y si alguien quiere una copia gratis en pdf con todo gusto deje su correo en un comentario y se lo envío.


Lee el libro dando clic aquí



miércoles, 4 de julio de 2018

Papá pelón

El otro día estaba en una tienda departamental, y vi a una niña como de 5 años caminando sola por ahí. Me volteé a ver a varias partes y no vi a ningún adulto cerca de ella.
"Qué raro, que los papás de esta niña no estén cerca".

Me senté en el área de comidas, y compré un yogurth. En la mesa de enfrente estaba una pareja, comiendo.

Después de unos minutos, la niña que yo había visto antes se acercó a ellos.

"Ven, a comer" le dijo la mamá a la niña.
"¡No quiero!" exclamó la chiquilla con voz autoritaria.
"Anda, dime de qué sabor te compro tu nieve"
"¡Naaaa!" gritó la niña y se alejó otra vez de sus papás. Estos no se levantaron por ella.

Al rato regresó la niña.

"Siéntate" le dijo el papá.
"¡No quiero!" gritó la niña.
"Andale, siéntate a comer"
"No quiero, papá pelón!" gritó la niña a manera de berrinche.

Yo me quedé asombrada de la pasividad de los papás para dejar que la niña les gritara y los insultara. Lo primero que pensé fue que esa niña tal vez no convivía lo suficiente con sus papás. Tal vez ellos la dejaban con la abuela y se la pasaban trabajando todo el día y sólo la veían un rato en las noches y por eso, ni ellos estaban acostumbrados a tratar con ella ni ella tampoco estaba acostumbrada a obedecerlos.

El papá le preguntó:
"¿Quién te enseñó a decirme eso?"
"Mi abuela" respondió la niña y se fue corriendo otra vez.

Y los papás se rieron y continuaron comiendo y checando tranquilamente sus redes sociales.