viernes, 9 de septiembre de 2011

Que le guste trabajar bajo presión

No sé cómo sea en los demás países, pero por lo que se refiere a México, en los anuncios de trabajo te piden saber de toooodo. Ponen perfiles que son inalcanzables, muchas cosas ni siquiera en la universidad te las enseñan.

Aparte de lo anterior, te piden requisitos bien alucinados.

"Que tenga automóvil propio" para que le hagas los mandados a la empresa.
"Disponibilidad de tiempo" olvídate de tu vida social, de tu familia, de tus horas de dormir.
"Que le guste trabajar bajo presión"

¿A quién chingaos le gusta trabajar bajo presión? Por Dios, eso es ir contra las leyes de la física. La presión deforma los cuerpos y hasta los colapsa. Aplica eso en un ser humano, y verás lo que sucede. Entran enfermedades cardiovasculares, hipertensión, obesidad, insomnio, depresión, etc.

¿Y vale la pena el esfuerzo? Pues para nada, porque los trabajos son bien mal pagados.

Yo en lo particular ODIO cuando me presionan. Me gusta trabajar a mi ritmo, en silencio, decidir a qué le doy prioridad, programar mis tiempos. Pero en mi trabajo actual, mi jefe me da mil órdenes al mismo tiempo, y todas quiere que sean ejecutadas simultáneamente.

Y sí, quiero cambiarme de trabajo, pero en muchos lugares es la misma gata pero revolcada, y hasta con menos sueldo.

Así que seguiré buscando.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Por un movimiento SLOW....

Estaba leyendo tuys mandamientos y me llama la atención que en la mayoría antepones la palabra NO.

PIENSO QUE EL PLANTEAMIENTO SERIA MAS ADECUADO si lo hicieras de otra forma.

Por ejemplo cuando dices no especulara con el futuro podría ser VIVIR INTENSAMENTE AQUÍ Y AHORA...

Envez de No quejarme podría ser disfrutar de la vida plenamente.

Los pensamientos son como los mantras si se repiten ejercen un poder sobre nostros.

Espero que te sirva mi perspectiva, es tan solo mia con respeto te lo digo, yo cometo muchos errores de ese tipo y saveces no me doy cuenta hasta que alguien me los hace ver o yo mismo reflexiono.

Un saludo

No puedo usar mi bloger falla a veces peerfil por eso publico como anonimo soy : http://ricardomarinaraluce.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Hace tiempo leí por ahí en internet alguien que decía que la cultura de la educación en Monterrey está desarrollada para que todos fuéramos materia prima esclava de los empresarios de la ciudad.

Después de recordar la época en que tuve mi trabajo en forma y de lo que estudie allá, muchos años después me hizo recapacitar que si es así.

Tu prestigio entre amigos de la misma carrera es estar trabajando para alguna de las empresas más reconocidas en Monterrey, que ganes mucho y te puedas comprar lo que te pegue en gana.

Pues sí peeeeeero… nunca te mencionan todo lo que implica ello, que es casi regalarles los mejores años de tu vida hasta que te hagas viejo y el término viejo para una empresa en Monterrey es ser mayor de 35 años.

Es increíble la cantidad de mañas ilegales a las que recurren muchas empresas en Monterrey sin que nadie les haga nada y solo por mencionarte algunas (y que quizás ya conozcas):

-Firmar desde que te contratan y sin ser empleado aún, una hoja en blanco para el momento de tu renuncia.
-Firmar contratos por periodos de trabajo para que no generes antigüedad.
-“Re-Invertir” las ganancias de la compañía en sí misma para así darle a los empleados un infame cheque de las utilidades que generaron.
-Pagarte siempre tus prestaciones de acuerdo y exactamente a lo que te dice la ley, ni más ni menos, si la ley dice 20 días de aguinaldo, no hay para más, es lo que marca la ley.

Ya mejor no le sigo sino luego te estreso más :o)

Saludos
Adn.

R dijo...

Ricardo, gracias por la observación. Voy a modificar la lista para adecuarla.

Adn, totalmente cierto. Incluso grandes empresas que se jactan de tener prestigio, contratan estudiantes bajo la categoría de prácticas profesionales (sin prestaciones, ni contrato, ni nada) y como quiera los hacen trabajar turno completo e ir fines de semana.

Publicar un comentario

El blog se alimenta de los comentarios de los lectores. Dale de comer.