domingo, 22 de enero de 2012

Diversiones caras

Hace algunos fines de semana salí con una amiga. Nos fuimos en mi carro. Fuimos primero a cenar, y me gasté como 250 pesos. Luego, al salir, aún era temprano, y me preguntó que qué más hacemos. A mí no se me ocurría nada más qué hacer. Entonces ella me dijo: "Tengo ganas de ir a una plaza."

Yo por plaza entendí un parque, un espacio abierto con bancas y árboles. Y pensé que era una buena idea. Así podríamos platicar y no tendríamos que gastar más dinero en bebidas, comidas o propinas. Así que manejé y la llevé a la plaza de la iglesia del Rosario, que es mi favorita.

Mi amiga se quedó perpleja, como si no entendiera por qué la había llevado ahí. Y le dije: "Pues esta es una plaza a la que yo vengo a caminar." Y ella me respondió: "Yo me refería a Plaza Fiesta San Agustín, Valle Oriente, o Galerías."

Ay no, que hueva. A mí me da hueva ir a esas Plazas, sobre todo los fines de semana porque el estacionamiento está hasta el tronco, lleno de carros y caminoetas, y termino estacionándome en el nivel 5, o sea, en el vil techo.

Y le dije: "¿De veras no quieres que nos bajemos un rato y caminemos aquí?"

Pero mi amiga hizo una cara de que no quería, y me dijo: "Mejor vamos al cine."

Terminé gastando 60 pesos más por una película que ni me gustó.

Me quedé pensando que los regios, su manera de divertirse es gastando dinero. No hay ninguna salida en que no gastes. Siempre terminas desembolsando, bajita la mano, 200 pesos. Las amigas siempre proponen ir a restaurantes, bares, cines, centros comerciales. En esta quincena me he gastado 700 pesos en salidas de ese tipo, así que este fin de semana me propuse ser ermitaña, apagar celulares, y evitar más invitaciones, porque mi sueldo no da para más.

"Ay, pero es que hay que divertirse". dice la gente.

Pero ¿por qué para divertirse a huevo hay que gastar dinero?

Mi plan para este domingo, es ir a una plaza, pero no a una plaza comercial, sino a una plaza con árboles, bancas y pajaritos cantando en las ramas.

3 comentarios:

Chica de mente ocurrente dijo...

yo odio ir a las plazas comerciales si no voy a comprar algo... me estreso andar entre tanta gente, el estacionamiento, q no hay ni donde sentarte, prefiero quedarme en casa viendo una peli, o una reunion en casa de algunos amigos... mas seguro, mas barato y muy divertido!

Anónimo dijo...

Te viste bien Regiaaaaaa!!!! ja ja ja ja.

Pero que necesidad de ir a restaurantes, en mi tiempo viviendo en Mty lo que haciamos mis amigos era reunirnos en casa de alguno, ir a comprar que cenar y llevarlo a casa, desde hamburguesas, burritos (que de pequeños no tenian nada), tacos piratas etc. etc. y quedarnos platicando hasta la madrugada, ¿de que platicabamos? creeme de lo que fuera, la convivencia entre nosotros era lo principal.

Saludos.
Adn.

R dijo...

jajajaja sorry por lo coda, pero es que yo soy de la clase proletariada, y no tengo marido, novio o amante que me pague las cuentas de los restaurantes jajjaaja.

si bien es cierto que lo que importa es la convivencia, a veces el hecho de vivir en una ciudad tan grande, en donde cada una de las amistades vive en un municipio diferente, a veces se complica reunirse en casa de alguien, así que lo que optan es irse a un restaurant o bar que a todos nos quede de pasada, y no es malo. Lo malo es que hacerlo frecuentemente, pega en el bolsillo. :S

Publicar un comentario

El blog se alimenta de los comentarios de los lectores. Dale de comer.