martes, 10 de enero de 2012

Workaholics

Salió un estudio en donde dicen que en México se están incrementando los workaholics (¿así se escribe?). Porque trabajamos más de diez horas diarias. En realidad, no es por gusto, sino porque así son los horarios de trabajo.
Y a veces, el tiempo de comida es muy breve. En una hora, me pongo a ver a los demás. La chica que come en veinte minutos, y se va a dormir a su carro. El chavo que no platica con nadie, sino que está jugando un videojuego como un niño de primaria. Los hombres que se la pasan disertando sobre fútbol como si ellos fueran directores técnicos. Los que comen en diez minutos y se van para seguirle trabajando.

Si pudiera, yo preferiría comer en casa, calientito. Y echarme una siesta. Como no puedo hacerlo, me conformo con comer rápido y salir afuera, a sentarme en el jardín con mis amigas. Nos ven como locas por sentarnos abajo de un árbol. Para mí ellos son los locos, por estar siempre encerrados.

3 comentarios:

Chica de mente ocurrente dijo...

yo tmb preferiria ir a mi casa... pero eso ya se acabo.. el trafico de veras que te lo impide..
creo q eso de los workaholics es algo parecido a lo que comentabamos de que tenemos una cultura de que no "nos merecemos algo" por ejemplo, aqui en mi chamba dan las 6 y yo le pregunto a mi jefa si se le ofrece algo mas y me voy... mis compañeros se quedan hasta q su jefe les diga q se vayan... porque?' no se... verguenza.. o como le voy a preguntar si me puedo ir?? pero hay casos en q los jefes salen temprano o de plano no se presentan y el "chalan" esta alli esperando a q alguien le diga ya vete... esto tmb pasa con las horas de comida..

creo que cuando te contratan las reglas del juego quedan asentadas sobre todo en los horarios y pues creo q tmb esta de mas decir q si hay trabajo te chingas y lo sacas, pero si no... que necesidad de quedarte horas y horas extra mensenado en internet esperando q te digan ya vete...

Ricardo Marin dijo...

Veo que en todos lados cuecen habas, a mi alguna vez un tonto me llamo workaholic, como si uno trababara 12 horas por gusto, no por supervivencia.

Al menos como en mi casa diario y tengo vistas al mar...

R dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, Chica de mente ocurrente. Es la mente de esclavo que se quedó muy arraigada en nuestra cultura mexicana. Aquí en todos los trabajos hay dos condiciones: Disponibilidad de horario y que le guste trabajar bajo presión. Si alguien se atreve a irse a la hora de salida, todos los demás se le quedan viendo, incluso le llaman la atención, porque los patrones creen que si uno se va a la hora significa que no tienes chamba, y que tienen que darte más responsabilidades. Obvio que esas horas extras no las pagan.

Ricardo, es verdad que uno trabaja muchas horas no por gusto, sino por supervivencia. Pero al menos eres de los afortunados que puedes llegar a comer un plato de comida caliente en la comodidad de tu casa. Incluso esos pequeños placeres cada vez nos parecen más imposibles.

Publicar un comentario

El blog se alimenta de los comentarios de los lectores. Dale de comer.