jueves, 16 de febrero de 2012

El caeme bien

Que onda raza bloguera, hoy vamos a analizar un término con el que se denomina a una subespecie de homo sapiens, que en México denominamos el "caeme bien".

El Caeme bien es el típico güey (o mujer) que a huevo quiere encajar en un grupo, haciendo gala de su pseudo sabiduría y chistes estúpidos. Es el que siempre quiere hacerse el chistosito, a costa de los demás. Al principio, pasa por alguien simpático, y se gana algunas risas, pero el Caeme Bien no se conforma con poco y sigue chingue y chingue y chingue con el mismo chistorete hasta que aburre. Entonces, al perder el foco de atención, el Caeme Bien procede a mostrar su faceta de "Yo lo sé todo, soy un superdotado", y empieza a opinar de cualquier tema como si tuviera un doctorado. Por ejemplo, si alguien habla de fútbol, el Caeme Bien empezará a sacarte estadísticas, ejemplos, noticias y todo para demostrarte por qué su equipo o jugador favorito es mejor que a los que tú les vas. O si por ejemplo se habla de política, el Caeme Bien te dará una cátedra desde la historia de los fenicios, los romanos, pasando por el capitalismo y el socialismo, y luego la globalización, para demostrarte por qué el gobierno actual está de la chingada. No importa qué tema hables. El Caeme Bien siempre estará diciendote por qué él tiene la razón y tú no.

A la larga, todos terminan odiándolo.

Como ayer, el cavernícola de la semana pasada´del taller literario, se la pasó criticando a todos. Casi le faltaba decir: yo estoy bien y todos ustedes están mal.

Interrumpía a los demás, no dejaba de parlotear, sacaba chistes que ni venían al caso, a un chavo le dijo que su texto estaba tan fumado que parecía que había probado peyote cuando lo escribió.... en fin. Qué hueva de hombre...

Lo que sí se puede percibir es la enorme inseguridad de los Caeme Bien. cuando leyo su escrito, se notaba nervioso por las críticas. Hasta le sudó la frente. Al final de la clase, el chavo pidió a todos que le regresaran su poema, porque "quería corregirlo".

Quizá le dio vergüenza que lo leyéramos de nuevo.

Así que chavos blogueros, como dice mi abuelita: No escupas al cielo porque te puede caer de regreso.

3 comentarios:

Chica de mente ocurrente dijo...

y que tal estaba su poema?? se lo criticaron?

Anónimo dijo...

Y de mera casualidad esta persona no es chilanga ja ja ja, nada personal contra los del D.F. ok, pero los primero que conocí eran muy dados a presumir como si solo ellos fueran los únicos que vivían en una verdadera ciudad y todos los demas los veían abajo de su nivel.

Ni modo de repente en la vida te llegas a encontrar este tipo de personas, las cuales por lo general viven muy aisladas y en su mundo, como bien dices mas que buscar agradar solo encuentran la molestia de los demas y por lo mismo al rato ni quien los fume.

Saludos
Adn.

R dijo...

su poema? pues asi que tu dijeras, uy el premio nobel, pues no. Era como una carta de amor, nomás.

Pero lo realmente fastidioso es que interrumpa a cada rato, que denoste las opiniones de los demás, y sólo quiera imponer las de él. O que se haga el chistosito a costa de los demás. Desafortunadamente tendremos que aguantarlo por las siguientes semanas.

Publicar un comentario

El blog se alimenta de los comentarios de los lectores. Dale de comer.