lunes, 20 de agosto de 2012

me quedé sin jale

Bueno, pues la noticia me tomó por sorpresa, en la mañana mi jefe me mandó llamar para pedirme la renuncia. Así sucede en las empresas, un día te quieren y al otro no.

No era algo que esperaba, pero viéndolo bien, fue lo mejor que pudo pasar. Todo fue en buenos términos, no hay resentimientos ni nada por el estilo.

Ahora trataré de relajarme en estos días, organizarme, y continuar con mis proyectos. Obviamente, también empezare a dejar solicitudes, pero eso será más adelante.

4 comentarios:

Ricardo Marin dijo...

Que curiosa manera de despedirte. Pedirte la renuncia.
Como abogado que eres sabes que si tu renuncias pierdes tus derechos, no es lo mismo una renuncia que un despido.
Ve esto como una bendición quizas no era tu sitio y la vida te empujon a que encuentres algo mejor.
Saludos

Ana dijo...

Hay Rocío que mala onda, se que encontrarás algo mejor y por lo pronto disfruta estos dias, dedicate a lo que realmente te apasiona y chance y hasta encuentres algo de eso no imaginate que padre conseguir trabajo de escritora o gionista :)

Chica de mente ocurrente dijo...

que mala onda... pero que paso?? ya lo veias venir? recorte de personal?? espero que te liquiden bien..
saludos!

pd. perfecta oportunidad para darte una vuelta por GDL no crees? jiji

R dijo...

En realidad, Ricardo, si me indemnizaron como despido injustificado, pero me pidieron "la renuncia" seguramente para que se oyera menos feo que "te vamos a despedir". Ya cheque y si me van a dar lo que me corresponde.

Ana, yo también pienso igual que tú. Ahorita estoy descansando y dedicándome a lo que realmente me gusta, que es escribir, y echándole ganas a mi proyecto de novela.

Chica, siii, me gustaria tomar unas vacaciones. Nomás me organizo con los dineros, y a ver que onda.

Publicar un comentario

El blog se alimenta de los comentarios de los lectores. Dale de comer.