sábado, 1 de septiembre de 2012

Dietas milagrosas

Una amiga nutrióloga me comentaba que batalla con los pacientes, ya que muchos vienen con la única intención de perder peso de manera rápida, en poco tiempo. A nadie le interesa comer bien, ni conocer las propiedades de los alimentos o el daño que provocan algunos colorantes y químicos integrados en la comida procesada. Sólo llegan con el propósito de adelgazar inmediatamente, y si es posible, que les recete algunas pastillas que aceleren el proceso de quema de grasa.

Mi amiga es enemiga rotunda de esos métodos "milagrosos" como pastillas, píldoras, inyecciones en la panza, y esas cosas. También le molesta ese afán de las personas de perder peso a como dé lugar, en vez de aprender a alimentarse bien y sanamente. Dice que es la mentalidad de los regios, de querer soluciones facilitas e inmediatas, que no tienen paciencia, todo lo quieren ya y ahora.

El problema de esta mentalidad de los regiomontanos es que son víctimas fáciles de los charlatanes. Aquí cada rato anuncian fibras en polvo, fajas, pastillas, etc., para bajar de peso "y seguir comiendo lo que quieras".

Yo no soy muy fan de las pastillas. De hecho, me dan desconfianza la mayoría de esos medicamentos que prometen adelgazar sin hacer dieta. El problema está, que hay mucha gente crédula, que prefiere tragarse una pastilla en vez de comerse una manzana o una zanahoria.

1 comentario:

Sortilegio dijo...

A mi parecer creo que por ser incredulos y esperar las cosas faciles, merecen adelgazar y tener rebotes ad finitum o al menos hasta que el dinero se les agote por tantas dietas milagrosas a las que se someten. L verdadero milagro seria q comiesen saludablemente

Publicar un comentario

El blog se alimenta de los comentarios de los lectores. Dale de comer.