miércoles, 17 de octubre de 2012

Feriando en la Feria

Aprovechando mi estatus de nini mujer con demasiado tiempo libre, fui otra vez a la FIL, pero esta vez más temprano. Me pasó lo  mismo que a la Chica de Mente Ocurrente, había maestros llevando a sus alumnos a ver los libros, así que había un montón de chiquillos corriendo entre mis piernas como ratoncitos. En fin.

De todas maneras, no había tanta gente a comparación de como estaba el domingo, así que esta vez pude dar un vistazo más profundo a los libros.

Si no tienes muy en claro qué es lo que buscas, lo más probable es que termines comprando el libro que según ellos está de moda. Noté que las grandes editoriales ponen en mero enmedio de la entrada de sus stands gruesos volúmenes (Casi todos con portadas negras, porque es la moda), de libros que aseguran ser el best seller del siglo. Lo peor es que todos son sagas. Entre los libros que se impusieron ante mí estaban "Las cincuenta sombras de Grey", y "El psicoanalista". Ninguno de los dos me llamó la atención. Así que opté por hurgar entre las librerías pequeñas, a ver que encontraba. Compré un par de títulos de cuentos infantiles para las niñas de la casa hogar a donde voy. Y para mí, compré un libro que ya buscaba desde hace meses, llamado "Mi vida de rubia", de Flor Aguilera. Lo empecé a  hojear, y me encantó. Ya después les diré de que se trata.

En cuanto a las anunciadas conferencias sobre los e-books, que las mencionaban como "la novedad" de la FIL, estaban de hueva... Una chica portuguesa o brasileña, no sé, pasaba diapositivas con muchos errores de ortografía (en vez de libros de enseñanza puso "libros de enseño"), y platicaba más de libros electrónicos de texto, que de autores. El stand de Amazon Kindle consistía en un muchacho con una computadora y un kindle... ¡pero nada más! No vi novedades, ni nada llamativo. Y cuando le pregunté si podía explicarme cómo publicar en Amazon, nomás me dio el link de la página =S

De pronto, la gente empezó a llegar, entusiasmada, preguntando por el dr. César Lozano, quien estaba a punto de iniciar su presentación del nuevo libro. Bueno, cada año saca un libro diferente que ya no sé cuantos lleva. Es increíble como los motivadores tienen legiones de lectores. ¿De veras la gente estará tan hambrienta de que alguien les indique el camino a la felicidad? En fin. Sólo debo añadir que a pesar de que ya estaban cerrando Cintermex, todavía había una fila de 100 personas esperando que les firmara el libro.

Yo por mi parte, fui al Taller de Narrativa de EscritoSemanal.com , que como ya saben, colaboro de vez en cuando. La próxima semana saldrán por ahí unos textos míos. Lo chistoso es que se acordaron de mí, de que yo estuve el año pasado, y que tengo mi blog. A veces estoy tan inmersa en mi anonimato que cuando alguien me reconoce como "Chica Bloguera" se siente raro.

En fin, más que comprar libros, les recomiendo que asistan a las charlas y talleres. Todas son gratuitas, y se conoce a gente bastante interesante, todos tienen algo que aportar. Consulten la página de la FIL.

4 comentarios:

Pedro Granados dijo...

Entonces si eras tu... Jjaajaj eso imaginé yo anduve por allí asumi que te habría llegado el correo de David el tipo del escrito semanal. Hubiera seguido mi intuición y te hubiera Saludado aunque no estaba muy seguro había dos personas encajaban con la descripcion que me habia hecho de ti. Sea como fuere les tome fotos a las dos JAJAJAJ Y FINALMENTE LA IDENTIDAD DE LA CHICA BLOGUERA SERA REVELADA JAAJAJAJJJAJA


Saludos

R dijo...

:O

ya tengo un paparazi!!!

¿eras el que preguntó si había un bloguero por ahí?

Sortilegio dijo...

Era el que estaba mirandote constantemente y te tomamba fotos sin que te dieras cuenta jajajajajaj HAAAAAAAA

Anónimo dijo...

Orale R, ahora tendras que cuidarte de no salir toda fodonga de tu casa jaja, ni tampoco en pants. No vaya a estarte esperando tu paparazzi. Quiza te convenga hacerle como Paris Hilton, siempre vestirse (o desvestirse, segun sea el caso) con clase jaja.

S.

Publicar un comentario

El blog se alimenta de los comentarios de los lectores. Dale de comer.