jueves, 1 de junio de 2017

Edificios inacabados Monterrey

Monterrey actualmente experimenta un súper mega auge de construcciones, como nunca antes se había visto. Por todos lados están construyendo edificios de oficinas y departamentos, así que no dudo que en un lapso de cinco o diez años esta ciudad termine convirtiéndose en un clon de la ciudad de México.

Sin embargo, hay algunas construcciones que llevan décadas sin terminar, y se han convertido en íconos de la ciudad. Hoy les hablaré de tres.

De estas nadie sabe nada acerca de quiénes son los dueños, ni tampoco por qué no las terminaron.

En primer lugar está el edificio Josephinos, en el cruce de Padre Mier con Cuauhtémoc. Esta construcción está precisamente junto a un restaurante de pizzas Josephinos. En los años 80's esta cadena de buffets era muy famosa en Monterrey. Era tanto el auge que quisieron crear un edificio corporativo. Por alguna razón que desconozco, la construcción se detuvo. Desde entonces está así, (con la grúa incluida). A veces utilizan la estructura para colgar publicidad.





Condominios en el cerro de la Campana. No tengo muchos datos acerca de esta construcción, sólo sé que son como cerca de diez edificios de departamentos que quedaron inconclusos, tal vez por falta de permisos de construcción o tal vez porque quien los construía cayó en quiebra. Se veía que el proyecto era muy ambicioso, pero lamentablemente quedó así a medias. Además dudo mucho que alguien se anime a terminarlos y venderlos ya que en los alrededores creció una colonia popular de posesionarios (que ya llevan décadas ahí, nadie los saca), y la zona es un poco conflictiva, con problemas de pandillerismo.


Y por último tenemos esta casa de arquitectura muy extraña que todos conocemos como "la casa de los tubos". Está ubicada en el Cerro de la Silla. Alrededor de esta casa han surgido una serie de leyendas, como por ejemplo que esta casa era diseñada por un hombre que tenía una hija en silla de ruedas y que un día mientras inspeccionaban la obra, la silla de la niña rodó por uno de esos túneles tubulares y cayó al vacío, falleciendo en el acto. Según cuentan, el espíritu de la niña todavía ronda por ahí. Otros dicen que durante su construcción, varios albañiles murieron víctimas de accidentes por el extraño y complicado diseño de la casa y que en la fecha sus fantasmas siguen rondando. En fin, todo son leyendas.




 Antes la casa era fácilmente visible pues estaba en lo alto una loma, pero ahora ya quedó asfixiada entre tantas construcciones nuevas. Por ahí leí que había planes de concluirla y cambiarle el diseño, pero hasta el momento sigue igual.

¿Y ustedes conocen más casas o construcciones como estas en Monterrey?




No hay comentarios:

Publicar un comentario

El blog se alimenta de los comentarios de los lectores. Dale de comer.