jueves, 22 de diciembre de 2011

¿No lo mereces o crees que no lo mereces?

Estaba leyendo una noticia sobre un chofer de camión estadounidense que ganó en una rifa un Lamborghini, y seis horas después lo chocó.

Lejos de lo irónico o cómico que pueda resultar esta noticia, lo que me llama la atención es que desde el principio el hombre sintió que no merecía ese coche tan lujoso. Al recibirlo, pensó en los gastos de mantenimiento, gasolina, e impuestos que pagaría por él.

Incluso cito esta frase

"Por eso la gente rica los posee. La gente pobre como yo, no"

Hay una regla en el universo. "Pide y se te dará". El hombre pidió no tener el carro, tal vez no lo dijo con palabras, pero sí con su actitud y pensamiento. Por eso el universo respondió a su deseo, y le estropeó el carro.

En la mente del hombre, estaba muy en claro que él no merecía ese carro porque el es pobre.

¿Cuántas veces sentimos que no merecemos las cosas que recibimos?

Por ejemplo, en navidad, cuando alguien te da un regalo desinteresadamente, lo primero que respondemos es: "No te hubieras molestado."

Ahí es una señal que piensas que no mereces el regalo. Que tu amigo se excedió, que no te mereces que él desembolse su dinero para darte algo a ti.

Otro ejemplo es cuando la persona de tus sueños no se fija en ti. "Es que no soy tan guapo(a). Él seguro busca a alguien de su nivel".

Otra señal que no te sientes merecedor del amor, porque crees que no eres lo suficientemente valioso como para que esa persona se fije en ti.

Y así podríamos citar más y más ejemplos. El problema es que nos han inculcado una falsa modestia, en donde tenemos prohibido mencionar nuestras cualidades y virtudes porque podrían tacharte de presumido.

No necesitas pregonar con palabras que tú eres una gran persona. Eso mejor tenemos que pensarlo nosotros mismos, cada mañana, que nos vemos al espejo. Un hombre con mentalidad mediocre, nunca le irá bien en los negocios ni en los trabajos. Así que pensemos que merecemos lo mejor de la vida.

Yo también me incluyo, jeje.

2 comentarios:

Chica de mente ocurrente dijo...

desde que lei "el secreto" cambio mi mentalidad por completo... antes hasta cuando me aumentaban el sueldo me sentia mal (aunq me aumentaran 200 pesos) ahora si "creo q lo valgo" jaja creo q es una mentalidad muy mala q nos inculcan de peques... perooo la linea es muy delgada porque luego andas creyendo q te mereces el mundo y cuando ves que no... pues duele..

y viendolo desde el otro lado.. como con los regalos.. q te dan algo q crees q no te mereces... si tu le regalas algo padre a alguien y se lo das de corazon.. no es para q se sienta mal sino para demostrarle cariño y afecto.. a mi me encanta hacer sentir bien a mis amigos y cuando me nace darles algo asi me nace... y les doy regalazos... pero puede pasar mucho tiempo y no les doy ni un chicle jajaja

feliz navida'!

R dijo...

Exacto, es muy delgada la línea entre pensar positivamente que merces algo y creer que te mereces el mundo. Pero ya que leíste algo de "el secreto" estás de acuerdo en que desear es muy diferente a anhelar. Porque al desear, das una orden al universo, y todo se da en armonía para ti y para todos. Y el anhelar, lo haces desde la carencia, con la mentalidad de que quieres algo pero que no lo posees en el presente, y lo envidias del vecino, y por eso vienen las frustraciones.

Publicar un comentario

El blog se alimenta de los comentarios de los lectores. Dale de comer.